miércoles, 19 de abril de 2017

Carta al destierro

Que sin ti, sin ellos, 
sin esos barcos
y esos cielos
no habría poesía. 

Abismos rotos
llenos de desconsuelo
y dolor pero sin dolor, 
solo rabia de ser silencio. 

Calor de una tierra
enterrada al otro lado
y muertos a cuestas
sin gritos y sin pasado. 

P. 

lunes, 3 de abril de 2017

Abril y tú

Y quizás otra vez, en septiembre...
                                              [18]

Todo lo que seas y en todo lo que te conviertas, 
a cualquier lugar que vayas o donde te arrastre la marea, 
donde construyas puentes con otras épocas y nos veas
de nuevo enterrando estos días eternos, 
para no olvidar nunca los caminos de vuelta 
ni las palabras que quedaron para siempre en el aire.
Ahí estaré. 

Entre los atardeceres de aquellos veranos y las luces
de todos los inviernos, en las horas ausentes y los 
despertares fugaces, para que me oigas, 
allá donde te encuentres. 

Que quizás otra vez, en septiembre, 
ojalá haber sabido del futuro. 

P. 


sábado, 25 de marzo de 2017

De certezas

No hay caminos de vuelta
a aquella tierra liviana, 
solo un abismo incontenible
entre dos heridas abiertas
y esta lluvia, siempre
abriendo los surcos, 
siempre ahogando el silencio. 

Y esto. Tú. 
Sin mí. 
A salvo. 

P.

martes, 14 de marzo de 2017

Tú que ves

Mátame. 
Porque esto, 
lo que queda, 
lo que soy
ya no vale nada. 

Porque en esta 
primavera hueca, 
de días de marzo
sin fundamento
y un abril 
que no regresa
yo ya no soy. 

Ni ella 
la de las lluvias, 
ni la de las ciudades
eternas. 
Nada y todo. 
Solo silencio, 
sin serlo en absoluto. 

Mátame. 
Porque esto, 
lo que quieres ver, 
lo que he dejado de ser, 
no vale nada. 

                                     [Lo siento.]

P.

sábado, 4 de marzo de 2017

De nuevo

Ya no encuentro cabida
a este dolor distancial, 
ausente, quizás absurdo. 
Ha escapado de entre las grietas
de este corazón inacabado
y flota ahora a mi alrededor, 
silencioso, castigado al olvido. 
Y en los huecos, que un día 
quise llenar con su nombre
no queda nada de él
ni de las lluvias de aquel tiempo, 
solo la melodía
para aprender a sangrar
sin consumirme. 

P.


lunes, 27 de febrero de 2017

Desde ti

Había una melodía
en el retumbar mismo del espíritu, 
y palabras que se desprendían
de mis manos. 
Un par de silencios rotos
y notas que acompañaban al cielo. 
Había mares para calcular
lo profundo, 
muertes intactas 
y pieles quebradas. 
Gritos que había oído, 
ahogados ahora en el paso del tiempo. 
Había dolor y huecos en el alma, 
fragmentos rotos en el suelo
y páginas escritas sin tinta. 
Vientos que arrastraron nuestro gris
para quedarse con la ausencia. 
Y abandono para cerrar 
las grietas. 

P.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Conocerte

Y qué sonido absurdo es este
entre cuatro paredes perfectas, 
conociendo las distancias 
que existen entre las grietas. 

Qué olvido escondo, que hoy
después de haber huido
regreso a aquel lugar 
sin ti, sin mí, ni conmigo. 

Deshaciéndome rota como era, 
desangrándome en poemas, 
buscando libros que prender 
y amores
para llenar las horas. 

Pero se ha consumido 
esta absurda veleidad,
aminorado el paso queda,
triste consuelo y castigo
de cuando recorrías mis venas.

P.