domingo, 26 de noviembre de 2017

Francis Poulenc ‒ Mélancolie

Yo querría haber sido siempre, 
en cualquier lugar, 
en el aire,
donde estés,
melancolía. 
Querría haber consumido
sin trabas
mi cordura,
haber perdido
la vida
en aquel cielo.
Querría haber nacido
de nuevo
de tus manos
y haber sabido 
que aún solo albergo
desconsuelo.

A.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Ella se mira

Ella se mira, porque entonces sabe, 
y las palmas de sus manos se han estrechado, 
y ya no caben ríos verdes en sus venas. 
Ella se mira, se analiza, se redistribuye
para no desaparecer en otros días
y muere una y otra vez
mientras se agota el vacío de las horas, 
la pesadumbre del tiempo. 
Camina entre árboles ardiendo 
y ve el cielo entre las hojas. 
Sueña en esos huecos de nubes
que las calles no se han desbordado, 
que el aire que respira pertenece,
como siempre, al de otra vida. 

Ella se mira y sabe que no es ella. 
Camina siempre por senderos nuevos 
donde sabe reconocerse en el espejo de la niebla.

A
.

domingo, 15 de octubre de 2017

Luces

Ha caído sobre mí
la inmensa desazón del tiempo,
las esquinas del recuerdo
donde siempre, desde siempre
se dobla el pasado, 
se empequeñece a mi lado, 
me saluda, agudo. 

Él y yo caminamos,
las líneas de sus manos dejan de señalar
y en los noviembres que añoro
deja de llover. 
Caminamos y nunca
pero sin quererlo, 
llega la primavera.

A
.

domingo, 28 de mayo de 2017

Azul

Soy los lugares en los que me has mirado,
a orillas de tus ojos suspendida,
anhelando las mareas que me arrastren.
Y las sombras de las personas que ves,
detrás del pozo oscuro en el que habito,
todas guardan en sí mismas tu recuerdo,
y sé que quiero ser alguna de ellas.
Desdoblarme en las esquinas y comprendas
que no encuentro en el reflejo mi existencia,
y es el miedo un ruido sordo en el silencio
que ha aprendido a susurrar en el futuro.

A
.



miércoles, 19 de abril de 2017

Carta al destierro

Que sin ti, sin ellos, 
sin esos barcos
y esos cielos
no habría poesía. 

Abismos rotos
llenos de desconsuelo
y dolor pero sin dolor, 
solo rabia de ser silencio. 

Calor de una tierra
enterrada al otro lado
y muertos a cuestas
sin gritos y sin pasado. 

P. 

lunes, 3 de abril de 2017

Abril y tú

Y quizás otra vez, en septiembre...
                                              [18]

Todo lo que seas y en todo lo que te conviertas, 
a cualquier lugar que vayas o donde te arrastre la marea, 
donde construyas puentes con otras épocas y nos veas
de nuevo enterrando estos días eternos, 
para no olvidar nunca los caminos de vuelta 
ni las palabras que quedaron para siempre en el aire.
Ahí estaré. 

Entre los atardeceres de aquellos veranos y las luces
de todos los inviernos, en las horas ausentes y los 
despertares fugaces, para que me oigas, 
allá donde te encuentres. 

Que quizás otra vez, en septiembre, 
ojalá haber sabido del futuro. 

P. 


sábado, 25 de marzo de 2017

De certezas

No hay caminos de vuelta
a aquella tierra liviana, 
solo un abismo incontenible
entre dos heridas abiertas
y esta lluvia, siempre
abriendo los surcos, 
siempre ahogando el silencio. 

Y esto. Tú. 
Sin mí. 
A salvo. 

P.